Testimonios

Inicio Testimonios

Sheena

Laila estuvo con nosotros durante la primera cita con la matrona a las 12 semanas de gestación. Y cuando estaba esperando para hacerme una analítica me pregunto si podia hacerme un seguimiento durante todo mi embarazo como un caso de estudio ya que nos sometimos a una inducción de ovulación para ayudar a mi cuerpo a empezar la tarea de hacer crecer un bebe. A cambio, me respondería a mis dudas en cualquier momento, ya sea durante el dia o la noche.

Yo me tome este ofrecimiento como un desafío y tuve al menos una pregunta cada dos semanas, sobre cosas que me preocupaban. Ella siempre fue muy paciente y alegre y siempre respondía a mis preguntas en cuanto podia. Si había algo que no sabia, era honesta y me lo decía pero enseguida lo averiguaba y contestaba mis dudas. Nunca me hizo sentir tonta o incomoda por preguntarle hasta la cosa mas insignificante.

Esto se hizo valer cuando nos enteramos de que había complicaciones con la longitud de los huesos del bebe y tuvimos que someternos a muchas ecografias extras, ya que las medidas eran mas pequeñas de lo que deberían, lo cual podría significar unas complicaciones mucho mas serias. No hace falta que diga que yo estaba extremadamente preocupada, ya que tuvimos que someternos a tratamiento de fertilidad para llegar a esta fase y el bebe parecía ser muy pero que muy valioso para nosotros. Laila contestaba a todas nuestras preguntas y seguía preguntándome que tal para saber como estábamos, lo cual fue un gran alivio y salvación.

Fue una lastima que no estuviera durante el parto, pero yo senti como si ella estaba allí conmigo ya que respondió a todos mis miedos y me senti muy alentada de que estaba haciendo todo bien, ya que le escribí para preguntarle sobre mis contracciones y sobre cuando ir al hospital. Ella estaba de vacaciones en otro país pero contesto inmediatamente y me ayudo todo lo que podia.

Continuamos quedando después, donde ella contesto todas mis preguntas postparto sobre el recién nacido. Igual que antes, dia y noche.

Francamente, Laila ha sido una estrella! No es de extrañar que nos hayamos acostumbrado tanto a decir su nombre que cuando hablábamos sobre el bebe solo nos parecía bien llamar a nuestra preciosa pequeña, Leila!.

Gracias por todo!. Leila y yo sentimos que podemos seguir acudiendo a ti para seguir preguntándote nuestras dudas aunque Leila tenga 12 anos, y seguro que te las apañarás para resolver todos los misterios de la infancia!.

Abhilekha J.

Laila estuvo con nosotros durante nuestra primera cita con la matrona a las 12 semanas de gestación. Nos preguntó si podría hacernos el seguimiento del embarazo para un estudio sobre la maternidad y aceptamos a compartir este maravilloso camino con ella.  

Teniendo en cuenta que éramos padres primerizos, Laila nos dijo que estaba encantada de que le contactemos a cualquier hora con cualquier duda por más básica que fuera. Sentí que fue una salvación el poder tener a alguien dentro del sistema capaz de guiarme durante todo el misterio de esta nueva etapa. Aceptamos este ofrecimiento sin ninguna duda. Recuerdo que Laila fue muy paciente y nunca me hizo sentir que estaba preguntando alguna tontería. Si había algo que no sabía, hacía una búsqueda sobre ello y te daba una respuesta certera basada en evidencias. Era como tener a una amiga a tu lado que nunca te juzgaba.

Esto fue más señalado cuando durante el primer trimestre tuve que ir al hospital porque tuve una pequeña hemorragia. Era casi de noche y mi marido estaba todavía en el trabajo. Mientras iba de camino, escribí a Laila, en seguida me contestó y estuvo conmigo en línea hasta que llegué a las emergencias del hospital y hasta que mi marido se reunió conmigo. Ella fue mi pilar de fuerza en ese momento cuando estuve temiendo lo peor. Después de este episodio me dí cuenta de lo que yo significaba para Laila, no me veía como cualquier otra paciente, sino como a una persona.

Laila estaba en el hospital cuando me puse de parto. Me sentí más a gusto al ver una cara conocida y al tener a alguien en ese momento que ha formado parte de todo nuestro embarazo.

Desafortunadamente, tuve que someterme a procedimientos extras una vez el bebe nació de forma segura, lo que significa que no pude estar con el bebé las primeras horas después de su nacimiento. Mi marido estaba completamente perdido y adivinad quien nos rescató para enseñarle cómo coger al bebe, cambiarle el pañal etc – Laila! Ella se quedó con nosotros mucho más tiempo aún después de haber acabado su turno de trabajo, y se aseguró de que teníamos todo el apoyo que necesitábamos antes de ir a coger su vuelo que salía en un par de horas!!

Nosotros continuamos hablando por mensajes y vino a casa a hacernos unas visitas, hasta me ayudó con mi ansiedad post parto típica de una madre primeriza.

Laila ha sido parte de nuestro increíble camino a la paternidad y continúa estando allí para nosotros, el caso de estudio del que ella iba a aprender creo que fue más para que nosotros aprendiéramos de ella.

Margarita

Conoci a Laila el dia que tuve mi primer control en UCLH ‘University College of London Hospital’. Laila me comento que estaba cursando sus estudios en la universidad y haciendo practicas con las matronas en UCLH.

Laila fue un gran apoyo en todo mi proceso de embarazo, me ayudo a entender muchos de los procedimientos a los cuales iba a someterme puesto que yo tuve diabetes gestacional y una deficiencia en el liquido amniótico.

Estuve controlando mi azúcar con el departamento de diabetes en UCLH. Laila me guiaba, en cuanto a los cuidados que debía mantener para evitar complicaciones.  Siempre que tenia dudas en cuanto a las recomendaciones de los medicos, Laila me ayudo a explicar y también a darme las mejores recomendaciones. Ella fue mi voz y guía todo el tiempo.  Al ser mama primeriza, surgen mil preguntas y preocupaciones diarias pero con Laila me sentí muy tranquila puesto que tenia una verdadera asesoría 24/7.  Ella siempre tenia una respuesta a mis inquietudes y me transmitió mucha seguridad.  Laila conoce muy bien su profesión y eso es clave en este proceso.

Otra ayuda importante fue el explicarme cómo era el proceso del parto, que esperar y cómo prepararme mental y fisicamente para ese momento. Seguí al pie sus recomendaciones y fueron de gran utilidad.

Laila hizo todo el seguimiento de mi embarazo, parto y post-parto.  Una vez salí de la clínica y estuve en casa, siguio en contacto conmigo para asegurarse que tanto mi bebe como yo estábamos bien y entendiendo todo lo relacionado a ser una nueva mama.  Incluso nos visito en casa.  Se tomo el tiempo de venir, conocer a mi bebe y ayudarme a despejar mas inquietudes. También me dio consejos en cuanto a lo que debía hacer y los cuidados que debía tener no solo con mi bebe sino con mi salud.

Emma y yo estaremos eternamente agradecidas con Laila y no tenemos duda que es una profesional en todo el sentido de la palabra.

Saludo Caluroso.

Emma, Rune y Margarita