Cuidados de una episiotomía

Inicio PostpartoCuidados de una episiotomía
Pregnant young woman doing prenatal yoga. Variation of shoulder

Cuidados de una episiotomía

No Comments

La episiotomía se suele coser entre la primera hora después del nacimiento del bebé. Los puntos suelen curarse durante el primer mes aproximadamente. Aquí os dejo algunos consejos sobre el cuidado de la episiotomía:

Lidiar con el dolor

Es normal sentir dolor después del parto, y más aún después de haber tenido una episiotomía. Algunos consejos que puedes llevar a cabo para ayudarte a calmar el dolor son:

  • Tomar analgésicos. Consulta a la matrona o al médico sobre cuáles son los más recomendados en tu caso. Los estudios han demostrado que alrededor del 1% de las mujeres (1 de cada 100) siente bastante dolor, de tal manera que afecta en sus actividades del día a día. Si esto te pasa, habla con tu médico.
  • Aplicar hielo (envuelto en un paño o toalla) en la zona de la incisión. No pongas el hielo directamente en contacto con la piel ya que podría dañarla.
  • Usar un cojín con forma de donuts para sentarte. De esta manera, no ejerces presión en la zona de la incisión y te ayudará con el dolor.
  • Dejar la herida al aire libre ayuda a promover el proceso natural de cicatrización. Tumbándote en la cama sobre una toalla con la herida al aire libre durante unos 10 minutos una o dos vez al día puede que ayude a la cicatricación.
  • Si continúas sintiendo bastante dolor después de 2-3 semanas, consulta a tu médico o matrona.
  • Es importante que estés atenta a los signos de infección: Inflamación, enrojecimiento, olor atípico, secreción/pus y/o dolor persistente. Si crees que la herida puede estar infectada, ponte en contacto con tu médico o matrona.

Ir al baño

  • Mantener la zona de la incisión lo más limpia posible para evitar una infección. Después de ir al baño, vierte agua templada sobre la zona de la vagina para aclararla.
  • Verter agua caliente sobre la zona externa de la vagina al miccionar puede que te ayude a reducir las molestias al orinar, si las tienes.
  • Una posición en cuclillas en lugar de sentarte en el váter puede que te ayude a reducir la sensación de escozor al miccionar.
  • Ponerte una compresa en la zona de la incisión y presionar con cuidado mientras haces de vientre. Esto ayuda a aliviar la presión sobre la incisión y ayuda con el dolor.
  • A la hora de limpiarte, asegúrate de que limpias la zona con cuidado desde la parte de delante hacia atrás. Esto ayuda a prevenir que las bacterias de la zona perianal infecten la zona de la incisión y el tejido de alrededor.
  • Si sientes mucho dolor a la hora de defecar, habla con tu médico, ya que puede que te vengan bien unos laxantes.

 

Ejercicios del suelo pélvico

Fortalecer los músculos de la zona perianal realizando los ejercicios del suelo pélvico puede ayudar a promover la cicatrización y reduce la presión en la zona de la incisión y su alrededor.

Los ejercicios del suelo pélvico consisten en contraer los músculos de la zona perianal, como lo que haces cuando te aguantas a la hora de ir al baño.

Si necesitas ayuda con estos ejercicios, contacta a tu médico, matrona o fisioterapeuta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *